Browsing Tag

obituario

Manuel Marin in Memoriam
Opinión

Manuel Marín In Memoriam

30 mayo, 2016 • By

Ha fallecido Manuel Marín Ferrer, ex director gerente del Hospital Universitario de La Ribera (Alzira) y de su Departamento de Salud. Cuando esta noticia nos llegó a todos los que le hemos conocido y hemos trabajado con él, nos produjo una gran consternación. READ MORE


Manuel Marin in Memoriam
English

Manuel Marín In Memoriam

30 mayo, 2016 • By

Manuel Marin Ferrer, former managing director of the Hospital Universitario de La Ribera (Alzira) and its Department of Health, has passed away. When those of us who knew and worked with him learned of this news, we were greatly saddened. Manolo only retired last January when he was able, at last, to enjoy the company of his family, wife, children and grandchildren, of whom he was so proud. Sometimes life is so unfair.READ MORE


Alberto de Rosa, Hospital Alzira, Opinión, Ribera Salud

D. David

8 agosto, 2014 • By

Ha fallecido D. David Cuesta.

Sé que para mucha gente que lee este blog no le será familiar este nombre, pero para todos los que estuvimos presentes el día que el Hospital de Alzira abrió sus puertas, representa un gran símbolo. D. David era médico, cirujano y alzireño. Tenía 66 años cuando el hospital empezó a funcionar, el 1 de enero de 1999. D. David era funcionario, había sido director del antiguo, -y ya cerrado por aquellas fechas-, hospital de Santa Lucía en Alzira, y era una persona respetada, admirada y querida en su ciudad y toda la comarca de La Ribera.

Muchos pensaban, -entre los que yo también me incluyo-, que a este médico, de reconocido prestigio y enorme experiencia, le iba a costar adaptarse al trabajo en un hospital nuevo, con un modelo de gestión, nuevo también, y completamente informatizado por primera vez en España. Pensábamos que para una persona de su edad (66 años) y con una formación anticuada le iba a ser difícil adaptarse a la cirugía mayor ambulatoria, a la cirugía laparoscópica o a procedimientos de trabajo modernos. Pues bien, ¡qué gran lección nos dio D. David a todos sus compañeros, empezando por mí!

Todavía recuerdo cuando en los primeros meses de funcionamiento del hospital, mucha gente dudaba que pudiera funcionar la historia clínica electrónica. Fueron tiempos duros. Sin embargo, guardo en mi memoria la imagen de D. David haciendo prácticas en el Departamento de Sistemas, intentando mejorar sus habilidades con el ordenador y con la informática en general. Animaba a todos sus compañeros haciéndoles entender el paso tan importante que representaba para la salud de los pacientes tener su historia clínica a disposición del médico 24 horas al día, 365 días al año.

No quiso que le subieran a su consulta las antiguas historias clínicas en papel que permitimos usar durante un tiempo al principio, porque quería ser un médico más, como todos sus nuevos compañeros. No quería un trato especial. También recuerdo que no tenía experiencia en operar por laparoscopia, pero se quedaba fuera de su jornada de trabajo para aprender esta técnica quirúrgica. Aportaba seguridad en aquellos difíciles tiempos y siempre fue un referente para sus compañeros de trabajo.

También aportaba confianza a los ciudadanos. Un médico importante, con gran experiencia y querido por todos ¡estaba en el nuevo hospital! Sin duda, el trabajo de D. David sirvió para ganarnos la confianza de las personas de la comarca y nos ayudó a integrarnos en la comunidad. Fue un gran facilitador y un enlace entre el hospital y su gente.

Cuando cumplió 70 años, nos pidió continuar trabajando en el hospital, pero con una jornada flexible y reducida. Por supuesto le dijimos que sí, porque todos queríamos tener a D. David cerca de nosotros. Y así estuvo varios años hasta que, libremente, decidió retirarse y disfrutar de un más que merecido descanso.

Ahora que se ha ido quiero que no olvidemos su ejemplo. Quiero reivindicar su persona, su forma de enfrentarse a los problemas, su templanza en los momentos duros y su generosidad hacia los demás. Era el mejor ejemplo del MÉDICO con mayúsculas, con su profesionalidad, trato cercano, sensibilidad y entrega a los pacientes.

Siempre he dicho que el Modelo Alzira le debe mucho a muchas personas. Lo que es hoy y lo que representa este Modelo ha sido construido gracias al esfuerzo y al trabajo de muchas personas. Pero entre todas ellas, hay algunas que están un paso por delante de los demás. Y una de esas personas especiales es D. David Cuesta.

Aunque ya te lo dije muchas veces en privado, en este blog, y para todo el mundo, quiero decirte algo que sale directamente del sentimiento sincero del cariño y de la admiración: D. David, GRACIAS por todo. Hay mucha gente que nos acordaremos mucho de ti, por todo lo que hiciste y por todo lo que nos ayudaste y nos enseñaste.

Descansa en paz, amigo.