Modelo Alzira

El modelo Alzira toma su nombre de la localidad valenciana en la que se construyó en 1999 el primer hospital público español gestionado bajo la modalidad de concesión administrativa: el Hospital de la Ribera, basado en cuatro pilares fundamentales: propiedad pública, control público, financiación pública y gestión privada.

BASES CONCEPTUALES

FINANCIACIÓN PÚBLICA
El sistema de contraprestación se basa en un pago capitativo. La Administración paga a la empresa concesionaria una cantidad anual fija y preestablecida por cada uno de los habitantes adscritos.

PROPIEDAD PÚBLICA
En todo momento se garantiza la naturaleza pública del servicio de salud. El centro objeto de concesión es un hospital público, construido en suelo público y perteneciente a la red de hospitales públicos.

CONTROL PÚBLICO
La empresa concesionaria está sujeta al cumplimiento de las cláusulas establecidas en el pliego de condiciones. La Administración tiene capacidad de control y de inspección, así como facultad normativa y sancionadora.

PRESTACIÓN PRIVADA
La prestación del servicio sanitario se adjudica durante un periodo de tiempo preestablecido a una empresa concesionaria, que se compromete a la buena marcha y gestión del servicio público.

VENTAJAS DEL MODELO

PARA LOS PACIENTES
Calidad percibida. Humanización de la asistencia Trato personalizado. Mayor privacidad y confort Mayor accesibilidad. Menor tiempo de respuesta Libre elección Hospital y Profesional Tecnología al servicio del ciudadano

PARA LOS PROFESIONALES
Estabilidad laboral. Sistema retributivo innovador Oportunidad de desarrollo y carrera profesional Docencia e Investigación Apuesta por la tecnología

PARA LA ADMINISTRACIÓN
Descarga de los presupuestos públicos Coste inferior a la media de la gestión pública Inversiones a cargo del concesionario durante el período de gestión Pago capitativo. Transferencia del riesgo financiero Innovación en Tecnologías y Sistemas de Gestión Aportación de Recursos Humanos complementarios.