Alberto de Rosa, Opinión, Ribera Salud

Un proyecto de futuro al servicio de los ciudadanos

15 junio, 2015 • By

Os dejo una tribuna publicada el pasado sábado, en el diario Información, con motivo del quinto aniversario del Departamento de Salud del Vinalopó, que se cumple este mes de junio.

Ya han pasado cinco años desde que la sociedad ilicitana vio cumplido un deseo histórico con la apertura del segundo hospital de la ciudad de Elche. Y cinco años es un tiempo suficiente para sacar algunas conclusiones de lo que ha sido la puesta en marcha del proyecto sanitario más importante de la provincia de Alicante de los últimos años y que, sinceramente, creo que lo seguirá siendo en los siguientes.

Un proyecto que salió adelante gracias a la colaboración de la iniciativa privada con la Administración Pública, lo que permitió, por ejemplo, que el hospital fuese construido en los plazos adecuados, cumpliendo el compromiso adquirido con los ciudadanos. Un proyecto que ha generado empleo y empleo estable en la Comunidad Valenciana, en un entorno económico que probablemente es el más complicado en la historia reciente de nuestro país. Un proyecto que después de cinco años, se ha consolidado con unos resultados asistenciales y de calidad que lo sitúan entre los primeros puestos de la red asistencial pública sanitaria, según nos indica la evaluación que periódicamente realiza la Conselleria de Sanitat. Un proyecto en el que trabajan los mejores profesionales, formado por un equipo humano que quiso unirse a él, y que representan la combinación perfecta de experiencia con ilusión, conocimiento,  esfuerzo y, sobre todo, vocación de servicio. Y un proyecto que, con la reciente denominación de Hospital Universitario, va a contribuir a formar a los mejores profesionales de la sanidad del futuro para seguir dando el mejor servicio público hoy y mañana.

Por todo ello, los ciudadanos de Aspe, Hondón de las Nieves, Hondón de Los Frailes, Crevillente y Elche pueden estar orgullosos de su Hospital y de todos los profesionales, que tanto en él, como en los centros de Atención Primaria se esfuerzan cada día para ofrecer una atención sanitaria excelente.

Estos cinco años han estado marcados por el asentamiento del modelo concesional sanitario y su puesta en valor fuera de la Comunidad Valenciana y fuera de España, donde los países más avanzados del entorno europeo, son los que más han apostado por la colaboración público privada para ayudar a mantener la calidad y sostenibilidad del Estado de Bienestar. Y este período también ha sido muy relevante para la consolidación de un sistema de trabajo en red aplicado a la gestión de la salud. Y en esto ha sido pionero el Departamento de Salud de Vinalopó, que junto con el de Torrevieja, han avanzado en un modelo multihospital de trabajo en red entre departamentos, en red con la Administración Pública valenciana, en redes de investigación, en redes de docencia…Los excelentes resultados de estos cinco años deben servir de estímulo para seguir mejorando, porque para ser los mejores, hay que ser ambiciosos y ponerse metas más altas, y a la vez ser humildes para aprender de otras experiencias, adaptándonos a las necesidades de una sociedad cambiante.

Estamos sin duda en una época de cambio, y a veces el cambio genera incertidumbre. Pero como decía Confucio “quien pretenda una felicidad y sabiduría constantes deberá acomodarse a frecuentes cambios”. Y esto es una realidad. El modelo sanitario de Ribera Salud es un modelo que ha cambiado mucho. Nació siendo solamente un hospital -Alzira- y años más tarde incorporó la Atención Primaria. Nació siendo un modelo de la Comunitat Valenciana, y hoy en día existen diferentes experiencias de colaboración público privada en sanidad en muchos países, dentro y fuera de la Unión Europea, y es un modelo estudiado por universidades e instituciones internacionales.

Pero en esta época de cambios, hay algo que una empresa sanitaria que presta un servicio público tan esencial como el sanitario, no debe cambiar nunca: sus VALORES; unos valores que Vinalopó, el proyecto más joven del grupo Ribera Salud, representa a la perfección.

Lealtad institucional, porque somos concesionarios de la Administración y colaboramos conjuntamente con visión a largo plazo, solidaridad y transparencia.

Compromiso con los ciudadanos y pacientes a los que servimos, desde nuestra vocación de servicio público.

Apuesta por los profesionales, por su desarrollo, formación, motivación y reconocimiento.

Gestión eficiente y responsable que contribuya a la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud ante los importantes retos a los que se enfrenta.

Espíritu de mejora continua, con la gestión clínica y la implantación de nuevos modelos de gestión de la salud que permitan una medicina más personalizada, contando con la mejor tecnología y los sistemas de información como aliados.

Quienes hemos tenido la fortuna de participar activamente en el desarrollo de este proyecto, desde la experiencia acumulada, somos conscientes de que todos y cada uno de los proyectos gestionados por Ribera Salud tienen sus características particulares. Pero en todos y cada uno de ellos, el paciente está por encima de todo.

Estamos dispuestos a seguir trabajando por y para el paciente, a seguir siendo un referente en la sanidad, a seguir poniendo en valor todo el trabajo realizado en estos últimos años, prestando un servicio de la máxima calidad, apoyando y defendiendo a nuestros profesionales, y aportando innovación en el sistema sanitario público. Y estamos dispuestos, porque sabemos que los ciudadanos quieren una sanidad moderna, tecnológica, cercana y humana; un modelo de salud como el que representa Vinalopó y todos sus profesionales.